Mamá, ¡emocióname y aprenderé!


    Si me lo permiten…

  ¿Quién es capaz de recordar qué ocurrió el tercer día en su empleo?, ¿aquella ocasión en la que dio los buenos días a su compañero de oficina y le respondió?,  ¿lo que comió ayer?, ¿y  qué me dicen del color del vehículo que estaba estacionado al lado del suyo?… ¿de veras?… permaneció allí mientras trataba de no golpearle durante la maniobra de marcha atrás, ¡lo miró en varias ocasiones!

  Sin embargo, sí podrán hacer memoria del primer día en su primer empleo, del saludo al compañero que no fue correspondido,  del menú de su propia boda, del color de aquel auto precioso que vio aparcado en la acera de enfrente y que por unos instantes pensó el modo de financiarlo. Más

Anuncios